Pase lo que pase, somos un equipo

¿Quién nos lo iba a decir? Hace tan solo un año que disfrutábamos de nuestras sesiones semanales, con Nuria y todo el Staff que compone el proyecto. Corrían tiempos de aprendizaje, técnica, ilusión y sobre todo de mucho baloncesto.

Faltaríamos a la verdad  si tan solo recordásemos los momentos bonitos. Estaríamos ignorando lo que ha supuesto para nosotros este largo periplo, donde el baloncesto dejó de ser protagonista en nuestras vidas, las clases se paralizaron, tuvimos que armarnos de  paciencia y adaptarnos a nuevas formas de convivencia.

Pero el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación y prácticamente se podría decir que hemos aprendido a vivir de otra forma, una con más restricciones pero con mayor responsabilidad y conciencia.

Hemos vivido experiencias personales dolorosas, y situaciones difíciles como el distanciamiento social, no poder reír juntos o, en nuestro caso, no poder  acudir ilusionados hacia  nuestro entrenamiento en Aldabe. ¡Qué importante es el baloncesto para nosotros, y no lo sabíamos!

Pero tras la tormenta siempre llega una calma, y aunque no haya terminado todo, un pequeño oasis se percibe entre la niebla: volveremos a las canchas, volveremos a entrenar y volveremos a ver a nuestros amigos.

No sabemos si será de forma temporal o definitiva, pero de algo estamos  seguros: jamás nos volveremos a separar. Y por eso hemos creado nuestras pulseras ONE TEAM, que llevaremos siempre con nosotros. Simbolizan unión, amor y amistad, los mismos  sentimientos  que nos hace sentir nuestro deporte favorito, el baloncesto.

Si el futuro nos vuelve a alejar de la cancha, miraremos nuestra pulsera y respiraremos hondo, porque sabremos que nuestra unión y deseo es tan fuerte, que nos volveremos a encontrar.

 

 

Start typing and press Enter to search