Entrevistamos a Bittor Llopis, entrenador del Juvenil División de Honor del Deportivo Alavés

El Juvenil A, o dicho de otra forma, el Juvenil División de Honor, es uno de los equipos que siempre despierta más intereses entre los aficionados del fútbol base. En la máxima categoría juvenil es por donde pasan los jugadores que llegarán al debutar en el futbol profesional años más tarde. Una categoría muy competida, donde las canteras de todos los clubes del panorama profesional trabajan para dar su mejor versión. Desde hace varias temporadas, el Deportivo Alavés no solo está cosechando buenos resultados, si no, que también compite con los clubes más fuertes de su grupo. Para conocer, mucho más a fondo el proyecto de la presente temporada debemos hablar con su entrenador, Bittor Llopis.

 “Somos un equipo que quiere llevar siempre la iniciativa, un equipo competitivo”, añadió Bittor Llopis

F:¿Cómo afrontas esta temporada?

BLL: Con ilusión. La temporada del año pasado fue muy buena en todos los sentidos pero ya estamos en una nueva y como decía con la máxima ilusión de seguir desempeñando mis funciones en un lugar idóneo para realizarlas. La categoría es bonita a la vez que competitiva y exigente. Un contexto ideal para que el jugador pueda encontrarse en dificultad cada semana. A nivel personal, si es la primera vez entrenando pero es una categoría que siempre he seguido dado el alto número de jugadores y equipos de nivel.

F:¿Estas satisfecho con la plantilla?

BLL: En la estructura hay personas que se dedican a ello. Hay un departamento de captación liderado por Rafa Ruiz y además la supervisión de Mikel Gonzalez y Sergio Fernández desde dirección de cantera y club respectivamente. Si es cierto que la comunicación es constante y te informan de los movimientos sintiéndote parte activa del proceso y la verdad es que se agradece ya que es un trabajo complicado y desgasta mucho. Creo que es una plantilla compensada, tenemos jugadores de diferentes perfiles, adaptables a muchas posiciones. Tenemos talento y capacidad de trabajo ahora es importante que todo conecte.

 

La plantilla está formada por 17 jugadores que estaban en Alavés el año pasado, eso dice de la confianza del club hacia ellos y la intención de dar continuidad. Además de las 7 incorporaciones que ayudan a confeccionar una buena plantilla.

 

De los chicos que han estado disponibles hasta la fecha 21 concretamente, han debutado 20 de ellos y 17 han jugado por lo menos 1 partido de titular. Llevando 5 partidos son números muy buenos y nos aporta información de los propósitos de la academia. La participación de los jugadores debe ser alta para que puedan evolucionar.

 

 

F: ¿Cuáles son los objetivos en la presente campaña?

BLL: Desde el club nadie nos ha pedido resultados a nivel clasificatorio. Cuando hablamos de objetivos, intentamos llevarlo a la mejora del jugador. Esa mejora lleva a la mejora del colectivo. Y cómo no, los resultados llegan cuando el colectivo y el individuo mejoran. El resultado debe ser una consecuencia no debe ser el fin.

Es cierto que el propio nombre Alavés te lleva a ser exigente, intentar llevar la iniciativa e imponerte al rival, pero debemos focalizarnos en eso, no en si hemos ganado 1-0 o empatado a 1. Los jugadores tienen que ser competitivos y querer ganar pero no obsesionarse ni hacerlo de cualquier manera, ni a cualquier coste.

Es cierto que el resultado es un indicador y debemos atenderle pero no debemos volvernos locos. Cuando el resultado para a ser lo único en lo que pensamos y el cómo pierde presencia estamos haciendo las cosas mal.

F: ¿Cómo ves el grupo en la presente temporada?

BLL: Creo que el nivel es muy competido. Presiento que será todavía más disputada que años anteriores, los resultados hablan por sí solos. Considero que los equipos más potentes son: Real, Athletic y Alavés. Los inicios han sido complicados para los “a priori” candidatos a los puestos de arriba ya que la Real Sociedad lleva 9 puntos, Alavés 7 y Athletic 6. Los equipos filiales suelen tener dinámicas de pretemporada atípicas, con jugadores en equipos de arriba, volúmenes de entrenamiento y competición altos y esto puede reflejarse en inicios complicados.

 

F: ¿Cómo explicas la propuesta futbolística del Juvenil ‘A’?

BLL: Bueno, es la propuesta que quiere llevar el club y el que viese el Juvenil Nacional el año pasado era la que llevábamos. Algunos matices hemos modificado pero no a grandes rasgos.

Somos un equipo que intenta llevar la iniciativa en todos los partidos, intentamos que el Portero sea un jugador más en nuestra salida. Nos gusta jugar con ritmo y ser versátiles en la gestión del control y la verticalidad. Además es una prioridad para nosotros llevar la iniciativa en la fase defensiva generando muchos robos en campo contrario y exponiéndonos. También nos gusta controlar otros rasgos en la fase defensiva aunque la utilicemos menos. Debemos darle al jugador herramientas para obtener un perfil lo más completo posible.

F: ¿Cómo está el equipo en estos momentos?

MG: Esta pregunta va directamente relacionada a la anterior. Desde mi punto de vista el querer llevar la iniciativa en las dos fases del juego conlleva que debas estar más ajustado. Es una obviedad que el querer iniciar desde portero con diferentes estructuras, teniendo el balón y generando buenas distancias de relación es complejo y necesita más tiempo para que el aprendizaje se refleje en la competición. Al igual que el defender en campo contrario, realizar superioridades defensivas en zonas y controlar intermedias necesita su tiempo. Ser atrevido con y sin balón necesita su tiempo de adaptación. Muchos jugadores lo habían trabajado pero otros no, y se necesita tiempo para que las sinergias entre los jugadores se den con continuidad.

 

F: ¿Cuál es el balance que haces hasta el día de hoy?

MG: En resumen tenemos mejores sensaciones que puntos. El inicio ya sabíamos que podía ser complicado. Teníamos salidas difíciles como podían ser el campo del Santutxu y Antiguoko. En casa recibíamos a Athletic, Eibar y Txantrea.

El balance es positivo, está claro que los 4 empates sorprenden pero vuelvo a decir, no nos debe cegar el resultado, las sensaciones son muy buenas.

En el trámite de los partidos hemos sido superiores a todos los rivales. Es cierto, que tanto el día de Eibar como el último partido contra Txantrea perdemos 15-20 minutos el control del partido y nos penaliza. Contra Athletic un partido que estábamos siendo superiores cometemos dos errores, encajamos y tuvimos que remar para empatar el partido. Esa fortuna que acompaña al futbol no nos está acompañando. Cuando tenemos al rival muy sometido no hemos sido capaces de hacerle un gol que sentencie y esa mínima parte del partido que hemos perdido el control, el rival ha acertado. Sabemos que debemos mejorar algunas detalles que hemos detectado para llegar a ser completos.

.

 

F: Por la franja de edad en la que se mueven sus futbolistas, ¿el entrenador también es un educador?

BLL: Sin duda. En la Academia pensamos que es importante formar no solo futbolistas sino también personas. Estamos trabajando con niños de 13 a 18 años y debemos atender a muchas cuestiones. El jugador pasa mucho tiempo en Ibaia entre sesiones colectivas, individuales, gimnasio, etc. En ese tiempo no solo debemos atender a lo meramente futbolístico, sino formar y educarles en valores. Las familias confían en que lo hagamos y nosotros debemos responderles con hechos.

F: ¿Significa esta categoría el último peldaño hacia el futbol más profesional?

MG: El objetivo tiene que ser que los jugadores sigan su proceso de evolución. Promocionar partidos con el Filial es parte del proceso y estamos atentos a ello. Dos jugadores han debutado en la presente temporada y esperamos que alguno más lo haga. Es importante no perder la perspectiva y dar los pasos necesarios para no equivocarse.

Start typing and press Enter to search