El lado más solidario de la cantera albiazul

 

El trabajo desarrollado con las jóvenes promesas se basa en un modelo integral, donde la formación y la adquisición de valores se convierten en un pilar fundamental.

La residencia de jugadores del Grupo Baskonia-Alavés continúa funcionando a pleno rendimiento. Más de 50 jóvenes promesas azulgranas y albiazules se alojan en un espacio totalmente adaptado a sus necesidades.

Un espacio donde conviven hasta 18 nacionalidades: Georgia, China, Colombia, Francia, Croacia, Ucrania, Senegal, Egipto, Brasil, Argentina, Uruguay, Republica Checa, Eslovenia, Estonia, Letonia, Irán y Arabia Saudí. Las edades de los jugadores van de   los 13 años del más joven a los 22 años del más veterano. Su formación es fundamental, no solo los aspectos físicos y técnicos, también su formación es fundamental y el Grupo Baskonia Alavés viene desarrollando un programa educativo que en la actualidad se consolida como uno de los pilares fundamentales en la educación de los jóvenes.

Un programa social que está en construcción, pero entre las que se incluyen actividades encaminadas a la consecución y adquisición de diferentes valores importantes para la entidad alavesa, por lo que se está trabajando en el desarrollo de una programación encaminada a la instrumentalización de dichos valores. Una de las actividades que los jóvenes canteranos están desarrollando en las últimas semanas es la colaboración con el Comedor Social.

En la actualidad el comedor social, se sirven entre 120-150 comidas/cenas diarias a personas con dificultades para gestionar su propio dinero, que se encuentran en situaciones de desestructuración. Ofrece comidas y cenas los siete días de la semana durante 11 meses del año.

El objetivo principal de esta actividad es que los jugadores que actualmente están en la residencia, adquieran  valores como son la solidaridad, altruismo, compromiso, participación, organización, etc…necesarios para el desarrollo personal, deportivo y emocional de los jugadores.

“Contactamos con el Comedor Social, les propusimos nuestra idea y a partir de ese momento todo fue rodado. Muchos de los jugadores han pedido de forma voluntaria la participación a dicha actividad, pero cada vez que vamos no podemos acudir en masa al Comedor, debemos de asistir en grupos de tres o cuatro personas, por lo que durante lo que queda de temporada nuestra idea es que todos los jugadores colaboren al menos una vez”. Añadió Lilu Odishvili una de las responsables de la Residencia.

Ya han acudido seis jugadores, una vez allí descubren las tareas en el comedor social y conocen de primera mano al equipo de cocina del mismo centro que llevan muchos años trabajando dentro de estas cocinas.

Según afirmaba Lilu, » Cualquier pequeño gesto positivo por los jugadores es importante para nosotros y siempre con la idea puesta en la consecución de los objetivos marcados a principio de temporada. Pero reseñar frases como: “No nos podemos quejar nosotros” son señal de que el propósito que buscamos con esta actividad se está cumpliendo.

La actividad continuará desarrollándose en los próximos meses, mientras que los compromisos deportivos no interfieran los jugadores de la residencia colaborarán con el comedor social. La residencia y Fundación 5+11 continuarán planificando nuevas actividades que enriquezcan el programa educativo que se plantea desde el comienzo de la temporada. Siempre con el objetivo de formar personas y deportistas.

 

Start typing and press Enter to search